KPC

[et_pb_section fb_built=»1″ inner_shadow=»on» _builder_version=»4.0.11″ background_color=»rgba(12,113,195,0.54)» background_image=»https://speit.org.pe/wp-content/uploads/2020/02/kpc_1.jpg» background_repeat=»repeat» background_blend=»lighten» animation_style=»flip» box_shadow_style=»preset1″ filter_blur__hover_enabled=»on|desktop»][et_pb_row _builder_version=»4.0.11″ custom_padding=»33px||14px|||»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»4.0.11″][et_pb_text _builder_version=»4.0.11″ header_font=»|700|||||||» header_text_color=»#ffffff» header_font_size=»64px»]

KPC

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row column_structure=»1_2,1_2″ _builder_version=»4.0.11″ custom_padding=»0px|||||»][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»4.0.11″][et_pb_toggle title=»¿Qué significa KPC?» _builder_version=»4.0.11″]

Las siglas provienen del latín Klebsiella pneumoniae carbapenemasa.

[/et_pb_toggle][et_pb_toggle title=»¿Qué son las bacterias productoras de KPC?» _builder_version=»4.0.11″]

Se tratan principalmente de enterobacterias (bacterias procedentes del intestino) de distintos géneros clasificadas como “Gram negativos”, las cuales poseen un mecanismo de resistencia llamado “KPC”, la cual es una enzima (proteína) llamada “carbapenemasa”, que a su vez es capaz de hidrolizar (destruir) a varios tipos de antibióticos, incluyendo los de alta potencia, inhabilitando así la acción de los mismos.

[/et_pb_toggle][et_pb_toggle title=»¿Dónde se encuentran las bacterias productoras de KPC?» _builder_version=»4.0.11″]

Las bacterias productoras de KPC se hallan en los medios hospitalarios o nosocomiales, no son bacterias que se encuentren en la comunidad. Por lo tanto, son proclives de afectar a las personas que se hallen hospitalizadas.

[/et_pb_toggle][et_pb_toggle title=»¿Por qué han aparecido estas bacterias con estos mecanismos de resistencia?» _builder_version=»4.0.11″]

Los mecanismos de resistencia bacteriana derivan del empleo inadecuado de los antibióticos, tanto por parte de la población general (la automedicación que diariamente realizan las personas por ejemplo), como por parte del personal de salud al indicar antibióticos cuando estos no son necesarios.

[/et_pb_toggle][/et_pb_column][et_pb_column type=»1_2″ _builder_version=»4.0.11″][et_pb_toggle title=»¿Cómo se transmiten?» _builder_version=»4.0.11″]

Este tipo de bacterias se transmite por el contacto directo con superficies orgánicas o inorgánicas contaminadas con dicha bacteria. Por lo tanto, la transmisión puede darse por el contacto entre personas colonizadas (paciente – paciente, paciente – personal de salud) o entre las personas y el material contaminado con la bacteria (equipo médico, ropa etc).

[/et_pb_toggle][et_pb_toggle title=»¿Cuáles son los factores de riesgo para adquirir las bacterias productoras de KPC?» _builder_version=»4.0.11″]

Recordemos que al tratarse de una bacteria oportunista hospitalaria, los factores de riesgo que se enumeran a continuación únicamente son aplicados a las personas hospitalizadas:

  1. Estancia hospitalaria prolongada.
  2. Internamiento en la unidad de cuidados intensivos.
  3. Las personas con comorbilidades de fondo.
  4. La presencia de dispositivos invasivos (catéter venoso central o tubos endotraqueales conectados a un ventilador mecánico por ejemplo).
  5. Uso previo de antibióticos sobre todo fluoroquinolonas y cefalosporinas.

[/et_pb_toggle][et_pb_toggle title=»¿Cómo puedo prevenirlas?» _builder_version=»4.0.11″]

La higiene de manos es la principal medida de prevención. El lavado continuo de las manos asegura que se interrumpa la transmisión de la bacteria a través del contacto. Es importante también evitar la “automedicación” con antibióticos, siendo siempre conveniente que todo fármaco de tipo antibiótico haya sido previamente indicado por un médico.

También ayuda que el personal de salud mantenga adecuadas precauciones estándar y de contacto en pacientes hospitalizados.

[/et_pb_toggle][et_pb_toggle title=»¿Se puede uno curar de una infección por una bacteria productora de KPC?» _builder_version=»4.0.11″]

Si, estas bacterias son difíciles de tratar, pero tienen tratamiento. La opinión de un médico especializado en infecciones es muy relevante para poder elegir las mejores opciones de antimicrobianos para combatir este tipo de bacterias.

[/et_pb_toggle][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]